Se querellan contra constructoras Catalina

Un periodismo al servicio de la verdad, porque el opresor, no fuera tan fuerte, si no tuviese "cómplices entre los propios OPRIMIDOS".

Se querellan contra constructoras Catalina

Punta Catalina

El Instituto de Abogados para la Protección del Medio Ambiente (Insaproma) y  el Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático (CNLCC) se querellaron ayer  contra exfuncionarios y constructoras de  la planta  Punta Catalina por los daños  causados  en el litoral de playa en la provincia Peravia, por lo que demandan  una indemnización de 50 millones de dólares y 10 años de cárcel.

La querella  contra personas física y  moral fue depositada   ante la Procuraduría Especializada para la Defensa del Medio Ambiente y los Recursos Naturales.

En la demanda se pide que sean condenados a diez años de prisión el anterior ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Ángel Estévez, el ex vicepresidente de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE), Rubén Jiménez Bichara; el exadministrador de la Central Termoeléctrica Punta Catalina (CTPC), Jaime Aristy Escuder, y Manuel Estrella, de la Constructora Estrella.

También incluye al consorcio que construyó dicha central eléctrica que funciona con  carbón mineral.

Las querella la suscriben propietarios de viviendas y de terrenos de cultivos  ubicados al lado de las playas en Sabana Uvero y Finquita Gloria de Paya, junto a  Insaproma y CNLCC.

Igualmente plantea que se condenen a los imputados de manera solidaria al pago de 50 millones de dólares o su equivalente en pesos “por los daños y perjuicios ocasionados al Estado dominicano, a la colectividad, a los querellantes y actores civiles, al medio ambiente y a los recursos naturales.

Explica que dicha indemnización  sea entregada a las víctimas, a las organizaciones y al Ministerio Público Ambiental para trabajos de restauración ambiental en los lugares donde sea posible,  bajo la vigilancia de la Procuraduría Especializada del Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Fuente: El Nacional

Comentarios