Héctor Acosta, su merengue y sentimiento, en el Carnegie Hall

NUEVA YORK.- Héctor Acosta logró uno de los sueños más anhelados decualquier artista, al presentarse en la sala más emblemática de esta urbe, el “Carnegie Hall”, un punto de referencia en el mundo del arte e hito histórico nacional de los Estados Unidos.
imagenCon el éxito logrado en el concierto “Gala de la Bachata y el Merengue”, elevó a los más altos niveles su estatus dentro del mundo de la música, esa noche “El Torito”, hizo historia en el mismo escenario donde se han presentado leyendas como “the beatles, Fran Sinatra”, entre otros.
El domingo 8 de octubre, marcó un importante precedente musical para nuestra dominicanidad y para la carrera artista de Héctor Acosta, pero además servirá de parámetro para otros artistas populares con intención de plasmar sus huellas en tan importante teatro.
Su llegada al escenario, significo un abrazo de emociones entre público y artista, un recibimiento cargado de entusiasmo, aplausos, gritos y consignas, donde no hubo un gran despliegue de electrizantes luces, ni efectos especiales, pero donde el artista se convirtió en el centro de toda atención y protagonismo.
Su poderosa banda transformó en popular lo sinfónico del lugar, sin perder el glamur musical que exige la prestigiosa sala del “Carnegie Hall”, allí se pudo disfrutar de un arcoíris de éxitos, el cual incrementó sus colores musicales con el transcurrir de la noche. Una combinación emocionante, de bachata, merengue y bolero.
Un concierto donde hubo espacio para agradar a Dios, además hizo un llamado a la solidaridad para con los damnificados de los fenómenos naturales que han azotado El Caribe y parte de USA.
Antes de abandonar el escenario, dedicó toda la honra a Dios, agradeció al público por acompañarlo en uno de los momentos más emocionantes de su carrera, a sus músicos dirigidos por el maestro Isaias Leclerc, a su equipo de trabajo, a la prensa en general, a su familia, a la empresa “Alberto Cruz Management”, responsables de producir el evento, entre otros.

Comentarios