«¿Dónde están los golpes?» la pregunta que hizo la fiscal a joven mujer momentos antes de morir

 DOCUMENTO INTEGRO

Caso Brisas del Edén

Señora Fiscal Ismelda Martínez

Es usted la 2da. Persona a la que busco perdonar, pues por Rubén Darío Jiménez he orado y he pedido oraciones por su alma a cuanto cristianos conozco, pero a usted tengo que decirle lo que siento y quizás así pueda escuchar su nombre sin que  me cause dolor (no le odio).

No creo que en todos los casos se pueda responsabilizar a un  fiscal, pues su firma en un papel no le convierte en Dios, no determina a cenicienta cierta, el futuro, pero conlleva una responsabilidad tan seria como preservar o no,  en un determinado momento, la vida  de terceros.


DOCUMENTO INTEGRO

Caso Brisas del Edén

Señora Fiscal Ismelda Martínez

Es usted la 2da. Persona a la que busco perdonar, pues por Rubén Darío Jiménez he orado y he pedido oraciones por su alma a cuanto cristianos conozco, pero a usted tengo que decirle lo que siento y quizás así pueda escuchar su nombre sin que  me cause dolor (no le odio).



No creo que en todos los casos se pueda responsabilizar a un  fiscal, pues su firma en un papel no le convierte en Dios, no determina a cenicienta cierta, el futuro, pero conlleva una responsabilidad tan seria como preservar o no,  en un determinado momento, la vida  de terceros.

Quiero que donde se encuentre, lea las palabras  de ese hombre pobre, pero noble y honesto, espero pueda sentir su dolor, su frustración, su angustia al saberse marginado por su persona (Sra. Fiscal)… no suelo hablar por terceros, no suelo confirmar rumores y para escribir este texto  tuve que buscar  ese familiar íntimo de él y hacerlo pasar por ese triste momento en el que mi tío, mi amigo, mi ANGEL ROBER VICENTE, le dijo lo siguiente ( y exhorto a las autoridades competentes que si hay sistema de video y audios en la sala  de la fiscalía, lo corroboren, pues no son rumores).

Ángel Vicente (victima mortal): Hermana mía, esa mujer se limpió conmigo, me mando a callar, no me dejo hablar, le pregunto a Leidy (como la llamamos): ¿dónde están los golpe?, ustedes son muy ñoñas, ahora vengo yo y me meto en problema con ese hombre y mañana andan ustedes juntos. Y a usted (refiriéndose a Ángel) déjeme decirle que ustedes, cuando ven una persona que viaja, le venden sus hijas.  Mi tío agachó la cabeza y contó que solo clamó a Dios por valor y usted le gritó: levanta la cabeza y mírame! y el  respondió, señora no es así como usted dice. Leidy intervino y ella le ordenó callar.

El también comentó su percepción de que usted intentó provocarlo para tener razones para acusarlo, por eso calló y bajo su cabeza implorando a Dios fuerzas.

Este es el relato bajo lagrimas e impotencia de este noble hombre a su familiar más cercano.

Señora, si su desacertada decisión fuera simplemente eso, una mala decisión, seguro dolería menos. Pero  saber  el nivel  de frialdad y marginación  en sus palabras,  entienda usted  que  para nosotros no hay explicación razonable para su comportamiento.

Un día lograré escuchar su nombre, Señora FISCAL, sin que me duela, pero hoy  solo espero que esas palabras (las que dijo a mis familiares) estén cada momento en su cabeza y recuerde la cara de esos pobres asustados que fueron ante usted como su esperanza de vida y su decisión los envió directo a la muerte. Yo la perdonaré, pero deseo que la justicia investigue y pueda ser amonestada disciplinariamente si su decisión estuvo influenciada.

No le deseo mal alguno, terrenalmente ya perdimos bastante, espero que espiritualmente podamos  ganar algo. Que usted particularmente sienta el amor de Jesús, porque el que siente amor, siente dolor y en el futuro otras víctimas puedan, por el contrario, a mis familiares recibir de usted amor, compresión y apoyo. Que nadie más que pase por su sala tenga que lidiar de un golpe con 4 féretros, una sobreviviente  herida, muerta en vida porque hoy no tiene madre, ni padre, ni esposo, ni hermana y  tiene que luchar por una nena que su corta edad no para de hablar del hombre malo que mató a su papi y a su familia, aterrorizada por el pánico esta psicológicamente afectada, más un bebe  huérfano que tendrá que vivir con un hecho tan lamentable. La voz de los que ya no pueden hablar,

ANGEL ROBER VICENTE MONTAÑO  (Padre occiso) 52 años.

MERCEDES ORFELINA SANCHEZ SUAZO (Madre occisa)  50 años.

LEYDA ESTELIN VICENTE SANCHEZ (Hija – Expareja occisa) 25 años.

HENRY ANTONIO FELIZ GOMEZ (Cuñado occiso) 47 años.

ORLY VICENTE SANCHEZ (Sobreviviente herida) cumpliendo sus 27 años hoy.


Comentarios