A mis 52 años para ustedes " Mis amigos"

Por Leandro Ortiz de la Rosa
Soy amigos de las personas que te miran bien, de esas que se dan el tiempo de conocerte y que no te odian o les caes mal porque siii…
Las que en cualquier momento de tu vida ríen contigo, te hablan y se lloran contigo, las que resaltan el talento y tus logros sin frunsir el seño o la que saben de tus valores por encima de lo que pienses el hombre común que es el más abundante.
Que conocen de que mi mejor compañero de viaje siempre ha sido la razón por encima de mis propias emociones, que a veces, como a todo humano me ha arropado pero sin perder la objetividad de lo que es mi convicción de lo que es el deber ser.
Sii, muchas veces. Si soy amigos de las personas seguras, que no necesitan apagar mi luz para hacer brillar la de ellos, las que me saludan y me regalan un afectuoso cariño, que respetan mis desiciones aún entiendan estoy equivocado, pero que me dejan ser YO, simplemente Leandro «Un simple mortal».

Pero que entienden que esta vida por posiciones económicas o de Poder, y hasta sin ellas y sin Poder «Todas las Personas somos Grandiosas».
Soy amigo de las personas que comprenden, asimilan y practican que ya no es tiempo de competir entre nosotros y que nunca debió ser, ya que las competencias generan celos patológicos y son sinónimos de atrazos e inercias institucionales que derribaron en una atrazo mental e impide el Desarrollo Social.

Soy amigo de las personas maduras que han trabajado en su amor propio, esas personas que se sienten conscientes de sus aciertos y propensidades, seguras de sí, que no ves a otras con envidia, que es el peor de los defectos humanos, como si fuéramos competencia.

Soy amigo de las personas solidarias, que te apoyan, que tú no los llama, ellos van cuando le necesita, son leales a la palabra Amistad (sentido de la palabra amigo), a las que no te aconsejan para engrandecerse ellos, o sea dar apoyo con descrédito.
Soy amigo de aquellas que te aconsejan con amor…

A este feliz mortal le ha dado resultados todo cuanto he practicado como filosofia de vida para que cuando haga un alto, una parada en el camino decir:
«Solo fui un mortal que siempre supo juntarse con personas mejores que él».
Que a todos y todas que en un momento de la vida me lacerán, me hicieron sufrir la más artera de las traiciones y los ataques más perversos, pero no me dañan, me hicieron más fuertes para crecer y creer que existe una fuerza sobre natural que orienta y dirige este mundo, ese SER, fue quien se encargó de cada uno de ellos, nunca tuve que levantar mis manos en su contra.
Le recuerdo a cada uno y le doy de ante mano dos tributos:
La indiferencia y el perdón...

Sé que Tome piedras, Siii, coji piedras, muchas piedras y sigo cojiendo piedras por que estoy construyendo un Gran Monumento,
«Mi Gran Obra» en honor al Amor y en honor a la Paz a todos y todas les PERDONO.
Leandro Ortiz de la Rosa.

Símplemente memelo de quijaquieta
el Autor es Abogado y Periodista

Comentarios